Rss Feed
  1. Acerca del supuesto "Código de la Biblia" (2)

    miércoles, octubre 12, 2005

    © Andrew Stouppe (*)

    Hay algunas cosas que siempre me han hecho poner los ojos en blanco cuando aparece el tema del "Código de la Biblia".
    ¿Con qué autoridad en la información llegamos a la conclusión de que vale siquiera la pena buscar mensajes codificados en algún texto sagrado? ¿Quién dijo que siquiera estaba allí para que la buscáramos? ¿Dios? Si asumimos que existe un Dios, de lo cual no tenemos evidencia, ¿por qué nos daría un manual bastante explícito sobre la vida y después se tomaría el trabajo de ocultar mensajes en él sin mencionarlo? ¿No son el propósito y la finalidad de la Biblia, el Corán y la Torá ser una guía para que la siga toda la gente de Dios? La finalidad de la codificación es ocultar la información de la gente que, si la poseyera, lo dañaría a uno. ¿Qué cosa podría temer Dios que algún hombre supiera? Si se han codificado mensajes en esos textos, entonces ¿cómo sabemos que estamos interpretándolo correctamente? ¿Dónde está la clave de decodificación? La mayoría de las discusiones sobre códigos que he visto parecen dejar de lado completamente estas cuestiones.
    Como usted y yo ya sabemos, el esfuerzo y la investigación desperdiciada en esta búsqueda no ha producido beneficio alguno para la humanidad. No hemos salvado vidas ni recursos con predicciones exactas obtenidas de esos textos. De hecho, en un programa que vi en cable sobre los Códigos de la Torá, los "expertos" lectores de códigos hicieron afirmaciones que querían decir que intentar ver el futuro con los códigos probablemente haría enojar a Dios. Entonces ¿qué sentido tiene? Si nos dio predicciones exactas del futuro como recompensa por interpretar el código, ¿debemos creer que espera que no lo usemos en nuestro beneficio?
    Esta gente afirma que tienen conocimiento especial de esos textos. La naturaleza de sus alegaciones contradice la intención explícita de esos textos. De hecho los textos prohíben específicamente este tipo de actividad:

    Ezequiel 13:9: Voy a levantar la mano para castigar a los profetas que tienen visiones falsas y cuyas profecías son mentira.

    Ezequiel 22:28: Los profetas ocultan la verdad, como quien blanquea una pared; dicen tener visiones, y anuncias cosas que resultan falsas. Aseguran que hablan en mi nombre, cuando en verdad yo no he hablado.

    Mateo 24:24: Porque vendrán falsos mesías y falsos profetas; y harán grandes señales y milagros, para engañar, a ser posible, hasta a los que Dios mismo ha escogido.

    Además esos textos afirman que están completos. La palabra de Dios es para todos y va a usar tantas palabras como sea necesario para que se entienda su mensaje. Si dios no lo puso allí en blanco y negro para que todos lo vean, entonces no es la palabra de Dios.

    Luqman [31.27]: Y si cada árbol de la Tierra se convirtiera en plumas y el mar en tinta, sumándole siete otros mares más para aumentarlo, las palabras de Alá no terminarían; pues ciertamente Alá es poderoso y sabio.


    Si Dios existe, en verdad no necesita que decodifiquemos mensajes secretos para revelar sus palabras por él. Ha dicho esto él mismo, si tomamos los textos sagrados como su palabra. Si Dios existe entonces debemos quedarnos tranquilos de que él ha revelado todo. Si se nos dice en la Biblia, el Corán y la Torá que esos libros lo abarcan todo entonces debemos confiar en él. Ha afirmado es que su palabra es para todos y se aplica a todos por igual. Claro está que Dios está más allá de las patrañas y los trucos. No los necesita y con frecuencia los señala como un atributo especialmente humano.
    Si Dios no existe entonces esos textos son la obra de los hombres. Los hombres han creado muchos textos alegóricos y simbólicos con significados ocultos. Sin embargo una vez que excluimos a dios y antes de que podamos empezar a ocuparnos de la inutilidad de los "mensajes" o la dificultad de codificar mensajes que puedan ser extraídos de manera confiable de un texto que en sí mismo expresa ideas de forma coherente, primero debemos ocuparnos del tema de la exactitud de las predicciones humanas sobre el futuro...


    Citado por James Randi en su comentario del 24 de setiembre de 2004.

  2. 24 comentarios:

    1. Greg dijo...

      ¿Pedirle coherencia a la iglesia, incluso con su propio libro sagrado, no equivale a pedirle peras al olmo?

      ---------
      PD: Un detalle.
      Si esto el "código de la biblia (2)", ¿no tendría que ir cronologicamente después del primero? es decir fisicamente antes :-) (= arriba).
      La conclusión es que se echa de menos en Blogger una función que permita leer los blogs "de más antiguo a más reciente" como en Bloglines

    2. GREG: 1) La verdad que es como pedirle jugo a las piedras, pero bueno, la coherencia no debe concederse así como así, por ello siempre es bueno reclamarla.
      2) A la hora de editar los artículos, elegí como segundo (esto es, para leer después del primero) el que está firmado por Andrew Stouppe. Me parecía que debía ofrecer primero la información que ha estado circulando por los medios de todo el mundo y luego adosarle las reflexiones pertinentes. Pero, para ello debí realizar una estratagema que he utilizado en otras ocasiones: publicar primero el que quiero último, y así sucesivamente. Bloglines me habría ahorrado el trabajo, pero ya me estoy acostumbrando a esto.

    3. Es muy difícil hacer ver a un cristiano las profundas incoherencias de su libro sagrado (supongo que a un judío y a un musulmán lo mismo o más, pero me ciño a lo que más conozco). No se si es por obtusez o porque fe obliga,pero los encajes de bolillos que llegan a hacer para explicarlas lógicamente son fascinantes. Eso si llegan a admitir que son, de mano, incoherencias, claro. Pero este tema sería más interesante si un cristiano pudiese escrbir en el debate.

    4. Me parece plausible tu hipótesis. No sé realmente si es más fácil que un cristiano se llame ateo o un ateo crea en cualquier porquería. En el caso de Drosnin, me animo a dar una premisa: es menos escéptico de lo que él mismo supone.

    5. Peregrino dijo...

      Creo que la observación de James Randi da en el clavo cuando decís "Si Dios existe, en verdad no necesita que..." Los que necesitamos decodificar somos nosotros, que nos gusta buscarle la quinta pata al gato y nos encanta escribir volúmenes enteros sobre "la cutícula y sus implicancias socio-políticas". Si Dios existe y es realmente omnipotente, no necesita ni Biblia ni Instituciones para hacerse oír. Nos va a hablar desde adentro nuestro (nos podría dar un buen susto ¿no?).
      Después dice "Si Dios existe entonces debemos quedarnos tranquilos etc." Creo que si Dios existe y es Todopoderoso, lo que llamamos "todo" no tiene porqué tener las dimensiones que nosotros le asignamos. Y por otra parte, El puede (o podría) revelar o no lo que le de la purísima gana.
      Los libros sagrados son como una especie de plano, una vez que memorizás el camino, tirás el plano. Las escrituras sagradas no son Dios, son indicaciones sobre como llegar a Dios, nada más. En el pronóstico meteorológico no hay agua, solo puede indicar que va a llover, nada más.
      Después dice que Dios está más allá de las patrañas y los trucos. Si Dios es Omnipresente, también estará presente en las patrañas y los trucos. Toda esa historia del diablo es para sojuzgar, para dominar a los fieles. Un golpe bajo. Bueno, otro más.
      Después dice, "Si Dios no existe entonces esos textos son obra de los hombres". Dios puede perfectamente existir y sin embargo que esos textos sean obra de los hombres. Insisto, si Dios es Dios, puede hacer lo que le de la gana. Incluso puede hacer que vos y yo seamos Dios y no nos demos cuenta. Si es Omnipotente ¿por qué no?
      En fin, las codificaciones y decodificaciones han sido y serán las delicias de muchos que ya no pueden hallar delicias en otras cosas. Algunos por ser muy viejos, otros por estúpidos. Nunca falta uno que cuando le dicen "andate al carajo" se pregunta "MMMhh ¿qué me habrá querido decir?" Para ellos, los códigos pertenecen al terreno de la infinitud.

    6. PEREGRINO: Perdón por demorar mi respuesta. Es que ciertamente, respondí antes y por algún error no salió publicada. Así que aquí va de nuevo:
      Por una parte, no me queda claro si realmente considerás si Dios existe o no, o si no lo sabés, o si considerás que es imposible saberlo. La intención de, mediante la razón, buscar la posibilidad de que Dios exista o no, sin embargo, es la que nos marca las contradicciones (y, en mi parecer, nos lleva a concluir que Dios no existe). Por ejemplo, si hablamos de su omnipotencia, y extremadamente bondadoso, podemos pensar que su bondad se detiene ante las patrañas y los trucos, por ende, su omnipotencia queda suspendida, o sea... Dios no existe. Con respecto a las Sagradas Escrituras, me gustó mucho tu comparación con el pronóstico meteorológico ("En el pronóstico meteorológico no hay agua, solo puede indicar que va a llover, nada más"), sólo que me parece que la diferencia fundamental es que el pronóstico parte de la observación de lo real, y las escrituras o bien de una ficción que pasa por ser real, o bien por una ficción que se considera erróneamente real, o bien por una ficción a secas (digo "a secas", para de paso, contrastarla con tu metáfora...).
      Lo que queda claro es que no hay ni hubo mensajes unívocos acerca de la existencia de Dios (¿no debería ser lo más evidente, y no pasible a errores de interpretación?), por eso es que abundan las codificaciones y decodificaciones. Es que a veces, uno busca para saber si hay algo allí. Pero otras, en que uno busca intencionadamente para encontrar algo allí, y entonces puede verse obligado (consciente o inconscientemente) a encontrar algo allí. Algo que no está allí.
      Gracias por tu intervención.

    7. Peregrino dijo...

      Hola Fernando, sí, creo en Dios. Y creo que está presente en todas las cosas. Todavía no lo vi pero estoy haciendo el experimento de dedicarme a Dios para comprobar si realmente existe. Por ahora es fe. Es buena cosa la fe. Por ejemplo: uno tiene fe en que su esposa siempre lo va a querer o que en la vida siempre todo se va a deslizar como hasta ahora o que falta mucho para que uno se muera. Todos creemos en cosas que no hemos visto, en cosas que presumimos que serán como nosotros pensamos que serán. Así que la fe, los para siempre, los nunca, etc. nos acompañan a lo largo de la vida. No son malos. Ocupan parte de nuestra mente. Yo creo en Dios. Un Dios que se puede ver, experimentar. Creo en eso. En eso estamos. Vamos a ver.
      Saludos

    8. PEREGRINO: Respeto, claro, las llamadas "búsquedas personales", sobre todo si tienen como método la reflexión permanente acerca de lo que uno considera "descubrimientos". Sin embargo, en cuanto a la fe, no puedo estar de acuerdo. No la considero tan buena. Si bien son muchas las cosas de las que no podemos estar seguros, me parece que hay una diferencia de grado entre la fe y la "confianza". La confianza parte de cierta experiencia previa: conocés a tu esposa, la querés por lo que conocés de ella, y quizá eso te hace suponer (por experiencia, repito) que te va a querer toda la vida. Si no tuvieras todo ese conocimiento, y si de pronto notaras que lo que en ella encontrabas ya no está, se ha esfumado, probablemente aparecería la fe: fe en que todo estará bien, a pesar de que parece lo contrario. No sé si la comparación que estamos haciendo es correcta, sobre todo porque cuando se habla de Dios se habla de la mayor exageración posible con respecto a lo de "creer sin pruebas, creer con falta suficiente de pruebas, o creer directamente contra las pruebas". Que eso es la fe.
      La creencia en Dios es contradictoria y sólo la fe permite mitigar, esconder, esas contradicciones. No creer en Dios evita esas contradicciones: el mundo se aparece como lo que es, sin un titiritero que ha sido imaginado a partir de nuestros propios miedos. En otro mensaje hablábamos de la libertad: entender que no hay Dios es vivir en la libertad, porque la fe, la ignorancia elegida (espero no ofender con esto, que no se malentienda) usurpa la libertad.
      Me gustaría compartir con vos un mensaje de un interlocutor con el que nos comunicamos en un foro. El que habla es Gustavo:
      "Clement Rosset (a mi juicio uno de los más grandes filósofos del siglo XX) dice que la ilusión no es un problema de percepción. Por el contrario, el iluso percibe correctamente, pero saca las conclusiones erradas de aquello que percibe. O sea, es una percepción acertada que se muestra impotente para articularse en un comportamiento adaptado a la percepción. No me niego a ver, y no niego para nada lo real que se me muestra. Pero mi complacencia se detiene ahí. ...mantengo mi punto de vista, persisto en mi comportamiento como si nada hubiera visto. ...Se trata no tanto de una percepción errónea como de una percepción inútil. Por esta causa el iluso es una persona perfectamente normal, pero que en el fondo está mucho más enfermo que el neurótico porque, a diferencia de este, el iluso es decididamente incurable. ‘El cegado es incurable no porque esté ciego sino porque es un vidente: pues es imposible «hacerle ver de nuevo’ una cosa que ya ha visto y que todavía ve. Todo ‘volver a mostrar’ es en vano, y no se puede ‘volver a mostrar’ algo a quien ya tiene ante los ojos lo que uno se propone hacerle ver”.

    9. Peregrino dijo...

      Que por favor quede bien claro que no solo no me interesa converte de mi punto de vista, porque eso sería insultante para vos y vergonzoso para mi. Pero quiero responder a tu comentario y solo lo puedo hacer en mis términos y lo hago con el único objeto de aclararte mi posición.
      Nosotros en occidente entendemos por las palabras religión y Dios, principalmente lo que enseña la iglesia católica o el judaísmo o, en un gran esfuerzo por mirar afuera del ranchito, los Hare Krishna. A estos últimos los utilizamos (vienen como anillo al dedo) para ridiculizar todo lo que no es "solo Cristo salva". Pero en oriente hay religiones que harían pensar, a primera vista, que rayan en el ateísmo. La iglesia católica ha ejercido una influencia tan negativa sobre la gente que el que cree vive lleno de miedos y angustias y llantos y el que no cree, pero antes creía, queda con un resentimiento formidable hacia ellos. Fijate que el fundamento de muchos ateos (que para nada es tu caso ni el de Greg ni el de Javier) se basa en la negación y desprecio de todos los dogmas de la iglesia. En fin, no la voy a hacer tan larga, aunque da para mucho más. Lo que decis de "creer sin pruebas, etc." ni siquiera cabe en la mente de muchas religiones orientales porque para ellos (y para mi) la existencia de Dios se puede comprobar mediante la experiencia. Lo que pasa es que la experiencia es como una prueba de laboratorio o como un teorema: es necesario un desarrollo, una acción de laboratorio, es decir: para comprobar la existencia de Dios hay que laburar, y fuerte. Del mismo modo que para comprobar que el amor de uno por su esposa requiere de un intenso trabajo, un gran sacrificio y una buena cantidad de años. Con Dios es lo mismo, hay que someterse a un ejercicio práctico, más allá de las filosofías y demás marañas. Por otra parte, la iglesia enseña que Dios solo puede ser visto por los santos, por los elegidos, por unos pocos. Todo eso es pura basura y solo lo sostienen para ejercer poder sobre los creyentes, que deben depender del poder sacerdotal hasta el último día de sus vidas. Para muchas otras religiones, la experiencia de Dios es más real que el orgasmo. Y muchos prefieren buscar ese contacto antes que ningún otro. Pero así como te lleva tiempo y trabajo enamorar a tu novia (en realidad casi siempre son ellas las que nos hacen creer que tenemos que hacer el esfuerzo de conquistarlas, cuando en realidad ya tienen todo decidido bastante antes que nosotros) del mismo modo, enamorarse de Dios y lograr ese contacto, ese intensísimo contacto, lleva tiempo y esfuerzo. Hay muchas personas que han tenido la experiencia de Dios, pero no lo andan diciendo por ahí. ¿Qué sentido tiene? ¿Vos te crees que el que no cree va a creer porque alguien le diga que ha visto a Dios? Para nada. Cada uno debe creer en lo que cree y hacer su proceso de vida según sus propias tendencias. Todo lo demás no sirve. Yo tengo un blog porque siento necesidad de decir algunas cosas, pero no para convencer a nadie. Sería un estúpido si creyera que puedo cambiar una coma en la cabeza de alguien. Saludos.

    10. PEREGRINO: Como decís, yo no intento "convertir" a nadie. A lo sumo, invitarlo a dudar (como dice el texto bajo el nombre del blog). Considero que la creencia en Dios es tal (creencia) porque no puede partir de la experiencia, a menos que estemos ante una confusión en esa experiencia (pasa cuando vemos un espejismo: creemos estar viendo un océano, y es sólo polvo). Las "experiencias", predicadas o no, dadas a conocer o no, del contacto con Dios, parten del error de una búsqueda en la que se propone de antemano qué es lo que quiere encontrarse.
      En cuanto a las mujeres (coincido plenamente con que "son ellas las que nos hacen creer que tenemos que hacer el esfuerzo de conquistarlas, cuando en realidad ya tienen todo decidido bastante antes que nosotros"), se las puede enamorar porque sabemos que están allí, no las estamos suponiendo. Pero con Dios, el error puede ser ése que marcaba Robert Heinlein en una cita que ya reproduje en este sitio: "La teología nunca ha sido de gran ayuda. Es como buscar a medianoche y en un sótano oscuro, a un gato negro que no está ahí".
      Me parece que uno puede elegir CREER lo menos posible. Es decir, pararse sobre lo que se sabe más que sobre lo que se supone, esto es, dar algo por cierto porque es más tranquilizador o porque funda una búsqueda que, quizá, sea la de un imposible felino oscuro. Me parece en ese caso que el ateísmo (aquí no hay ánimo elitista, sólo me estoy refiriendo a este aspecto puntual) tiene la ventaja de la sensatez. Al saber que no hay nada para buscar, que no hay un sentido prefijado en el universo (porque ya, de por sí, esa idea es confusa), uno mismo le da a su vida el sentido que quiera.
      Me animo a una predicción: estoy seguro de que una persona como vos, si prescindieras de la ilusión de un Dios, serías tan íntegro como ahora, y podrías ponerle sal a tu vida con otras excusas. Que las hay. Una de ellas, por darte un ejemplo un poco romanticón, esa novia que tanto te costó conseguir. Y que, sin dudas, puede ser una "diosa" por el simple hecho de que es la persona a quien amás.

    11. simbol dijo...

      "Lo que decis de "creer sin pruebas, etc." ni siquiera cabe en la mente de muchas religiones orientales porque para ellos (y para mi) la existencia de Dios se puede comprobar mediante la experiencia."

      Hasta donde se, han pasado miles de años y miles de estudiosos en la materia intentando esa comprobacion. Y hata ahora ninguna persona ni religion (incluso las orientales) pueden presentar un nanogramo de evidencia. Asi que creo, peregrino , que vas a tener que sudar la gota gorda para encontrar a tu invisible personaje.

      Me parece que la eficiencia exige que definas tu objetivo y tu metodo. Esto implica que 1) Tienes que definir el dios que buscas y SUS ATRIBUTOS, y 2) Tienes que disenar las pruebas, esto es, la investigacion. Me gustaria mucho leer tu plan. Ya sabes a lo que te expones si asumes en tu definicion que, por ejemplo, tu dios es omnipotente. Ojo con la logica!!

      Si no eres sistematico en la investigacion se te van a atravesar en el camino el Invisible Unicornio Rosado y el Monstruoso Spaghetti Volador.

    12. Peregrino dijo...

      Fernando, coincido con Heinlein en lo que dice sobre la teología "es como buscar a medianoche en un sótano etc." Pero yo no me refiero a teología sino a accesis (y por favor no me vayas a decir que el cilicio te parece algo enfermizo, porque tampoco me estoy refiriendo a esa clase de accesis).En el hinduísmo se llama sádhana y tiene un significado más amplio, bastante más, que la palabra accesis. Con respecto a la novia, ya fue ex-esposa hace muchos años. Y con respecto a pararse sobre aquellas cosas sobre las que más se sabe, yo me paro sobre mí mismo y cuando digo "mí mismo" me refiero a mi facultad de reconocerme en mis atributos esenciales y en todas las modificaciones que experimento adentro mío, o dicho en otras palabras, la facultad de percibirme a mí mismo. Y esta facultad trato de ejercerla de un modo reflexivo. No, mentira, no puedo evitar ejercerla de otro modo que no sea reflexivamente. Estoy hablando de un estado de conciencia normal, no estoy hablando de experiencias psicológicas paranormales ni huevadas semejantes, me refiero a la facultad que todos tenemos de observarnos a nosotros mismos. Por lo demás, me gustaría ponerle algo más de sal a mi vida, pero soy hipertenso y me tengo que cuidar un poco :)

    13. Peregrino dijo...

      Perdoname, quise decir "ascésis", acabo de fijarme en el diccionario. Aunque, te repito, el concepto que se ajusta es el de: sádhana.

    14. PEREGRINO: Una visión romántica podría entender la búsqueda como su propio fin: no en encontrar, sino en el mero hecho de buscar, radica la importancia de una búsqueda (ascésis o sádhana, que es más específico del budismo). Es cierto que a veces, en un viaje, es más importante la trayectoria que el destino. Pero en cuanto a estos temas que tratamos en este blog, la cuestión es qué sentido tiene en buscar algo que no está allí. Si vamos a ir a la caza de una ballena blanca, hay que saber si tenemos alguna pista certera de que el cetáceo está en los mares o tiene la misma posibilidad de aparecer como la tiene uno de hallar un duende en el jardín. Si la búsqueda es vitalizadora, claro, para quien la ha encarado, qué importará si va tras una realidad o una ficción. Mas para mí, eso es lo más importante.

    15. Anónimo dijo...

      ¿No son el propósito y la finalidad de la Biblia, el Corán y la Torá ser una guía para que la siga toda la gente de Dios?

      --- Pues la sigue, y algunos muy al pie de la letra ¡por eso son tan belicosos!

      La finalidad de la codificación es ocultar la información de la gente que, si la poseyera, lo dañaría a uno. ¿Qué cosa podría temer Dios que algún hombre supiera?

      ---- Digamos que nos oculta esto:

      Capítulo 1 del Libro de Ezequiel:

      4 Y miré, y he aquí un viento tempestuoso venía del aquilón, UNA GRAN NUBE, con un fuego envolvente, y en derredor suyo un resplandor, y en medio del fuego una cosa que parecía como de ámbar, 5 Y EN MEDIO DE ELLA, FIGURA DE CUATRO ANIMALES. Y este era su parecer, HABIA EN ELLOS SEMEJANZA DE HOMBRE. 6 Y CADA UNO TENIA CUATRO ROSTROS Y CUATRO ALAS. 7 Y LOS PIES DE ELLOS ERAS DERECHOS y la planta de sus pies como la planta de pie de BECERRO; y centelleaban á manera de bronce muy bruñido. 8 Y debajo de sus alas, á sus cuatro lados TENIAN MANOS DE HOMBRE; Y SUS ROSTROS Y SUS ALAS POR LOS CUATRO LADOS. 9 Con las alas se juntaban el uno al otro. No se volvían cuando andaban; cada uno caminaba en derecho de su rostro. 10 Y la figura de sus rostros era rostro de hombre; y rostro de león á la parte derecha en los cuatro; y á la izquierda rostro de buey en los cuatro; asimismo había en los cuatro rostro de águila. 11 Tales eran sus rostros; y tenían sus alas extendidas por encima, cada uno dos, las cuales se juntaban; y las otras dos cubrían sus cuerpos. 12 Y CADA UNO CAMINA EN DERECHO DE SU ROSTRO y hacia donde el espíritu era que anduviesen, andaban; cuando andaban, no se volvían. 13 Cuanto á la semejanza de los animales, su parecer era como de carbones de fuego encendidos, como parecer de hachones encendidos: discurría entre los animales; y el fuego resplandecía, y del fuego salían relámpagos. 14 Y LOS ANIMALES CORRIAN Y TORNABAN A SEMEJANZA DE RELAMPAGOS . 15 Y estando yo mirando los animales, HE AQUÍ UNA RUEDA en la tierra junto á los animales, á sus cuatro caras. 16 Y el parecer de las ruedas y su obra semejábase al color del topacio. Y las cuatro tenían una misma semejanza: su apariencia y su obra COMO RUEDA EN MEDIO DE LA RUEDA. 17 Cuando andaban, se movían sobre sus cuatro costados: no se volvían cuando andaban. 18 Y sus cercos eran altos y espantosos, y llenos de ojos alrededor en las cuatro. 19 Y cuando los animales andaban, las ruedas andaban junto á ellos: y cuando los animales se levantaban de la tierra LAS RUEDAS SE LEVANTABAN!. 20 Hacia donde el espíritu era que anduviesen, andaban; hacia donde era el espíritu que anduviesen, las ruedas también se levantaban tras ellos; PORQUE EL ESPIRITU DE LOS ANIMALES ESTABA EN LAS RUEDAS . 21 Cuando ellos andaban, andaban ellas; y cuando ellos se paraban, se paraban ellas; asimismo cuando se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban tras ellos; porque el espíritu de los animales estaba en las ruedas. 22 Y sobre las cabezas de cada animal aparecía expansión á manera de cristal maravilloso, extendido encima sobre sus cabezas. 23 Y debajo de la expansión estaban las alas de ellos derechas la una á la otra; á cada uno dos, y otras dos con que se cubrían sus cuerpos. 24 Y oí el sonido de sus alas cuando andaban, como sonido de muchas aguas, como la voz del Omnipotente, como ruido de muchedumbre, como la voz de un ejército. Cuando se paraban, aflojaban sus alas. 25 Y cuando se paraban y aflojaban sus alas, oíase voz de arriba de la expansión que había sobre sus cabezas.


      --- Pues Ezequiel vió a un ángel con cuatro cabezas, dos alas y debajo de ellas manos de hombre y una rueda que siempre andaba detrás de él. ¿Creeremos que estaba en sus 5 sentidos, cuando se ha conocido la ingesta de alucinógenos desde tiempos inmemoriables, por todos esos hombres que se "contactaban" con los dioses o se sentían como tal?

      --- Recordemos que en el Rig Veda, aparece la ingesta de alucinógenos. La Amanita Muscaria dentro del Cristianismo. (John M. Allegro nos descubrió mucho en torno a esto. Vale la pena lo busque usted en Google, es muy interesante)

      Un apretado abrazo
      "S. Irigoyén"

    16. S.IRIGOYÉN: Por este tipo de ejemplos que usted refiere es que los defensores de la fe acusan a la razón de no poder acceder al conocimiento de Dios. "¿Cómo conocer algo si no es por la razón?", les he preguntado. "Con la experiencia mística", han solido contestarme. ¡Absurdo! El misticismo es un estado al que se accede, digámoslo, por "meditación" (soporífera, diría yo) o por "alucinación" (generalmente, inducida por drogas). ¿Podemos atribuirle a esa clase de "experiencias" la posibilidad que nos ofrezca "conocimiento"? Ya lo sé: Aldous Huxley (nieto, creo, de un célebre agnóstico, gran defensor de Darwin) decía que teníamos que abrir "las puertas de la percepción" para acceder a un conocimiento mayor de la realidad. La verdad es que la expresión me parece una trampa del lenguaje. La experiencia con droga no es que nos deja ver lo que está oculto en lo real, sino que le agrega a lo real un aditamento psicodélico que, más que otorgar conocimiento, lo nubla detrás las deformaciones perfectivas que producen esos efectos químicos en el cerebro. La mejor apertura de mente posible es no dejarse engañar por la mística y, como pedía Sagan, combinar sabiamente la imaginación con el escepticismo. Esto es, la creatividad con la ciencia.
      Un saludo.

    17. Anónimo dijo...

      COMENTARIO DE ALYA:

      ¿Con qué autoridad en la información llegamos a la conclusión de que vale siquiera la pena buscar mensajes codificados en algún texto sagrado?

      ---- Digamos que la culpa la tienen los traductores. No solo los tradujeron como les dió la gana, sino que les quitaron, les pusieron versículos a placer ¡si señor!. Entonces los "eruditos" bíblicos para no decir que no le habían entendido un pepino, decidieron que había claves (como nos van a enredar con mucha matemática pues terminaremos creyéndoles). Así quedan bien con dios y con el diablo. Peeeero... lo maravilloso de todo esto, es que la "erudición y sapiencia" de los hombres va "caminando" como los cangrejos pa´tras, porque desde que un salvaje y astuto "Premio Nobel de Literatura" en ciernes escribió una joyita como "El Código Da Vinci", resulta que ahora TOOOODO mundo es experto en biblias y le andan ayudando al ilustre D. Brown a descifrar códigos!! Si nos "fumáramos" lo mismo que los que escribieron la Toráh, entenderiamos perfectamente los "códigos", no solo los de Moisés, los de Gilgamesh, los de Ziusudra, etc... etc...

    18. ALYA: ¡Misterios de la fe! La gente cree y cree, sin ponerse a pensar en que un Dios, si existiera, dejaría bien en claro su mensaje, no mediante códigos, me parece. Las biblias son, ciertamente, un espectáculo psicodélico.

    19. Anónimo dijo...

      Yo soy jesucristo, pero no sé el futuro. Yo soy el Mesías, y estos son los últimos tiempos, USA es la Gran Ramera y Francia el Anticristo.
      Quiero que desaparezcan los principales enmigos de Dios.
      Jesús

    20. Estimado señor Jesucristo:
      Lo que acaba de decir tiene escasa credibilidad. Recuerde que Ud. prometió que el Reino llegaría en la próxima generación. Y de eso hace ya casi 2.000 años.

    21. Anónimo dijo...

      Quisiera comentar algunas cosillas para aportar al debate.

      La primera es que yo, a pesar de ser cristiano, no creo en ese código. Mis creencias sobre Dios se basan en la globalidad de todo lo que oigo y leo sobre él, pero no acepto como cierto todo lo que se ha escrito sobre Él. Las palabras las inventó el hombre, y es el hombre el que las escribe (o inventa), por lo que no hay que hacer caso de todo lo que se oye o se lee, al igual que pasa con cualquier tema mundano.

      La segunda es que si se puede demostrar que Dios existe, pero dudo que a nadie le apetezca suicidarse para comprobarlo y ver si lo encuentra después de la muerte, más que nada porque iba a ser difícil volver para contarlo (quizás con alguna reencarnación si es que se producen, pero se supone que uno se olvida de todo y estamos en las mismas). Siento no poder ofrecer ninguna forma mejor, pero nuestra ciencia tampoco puede aun demostrar todo y aún faltan muchas cosas por descubrir. Quizás con el tiempo...

      Además he de decir que también creo en los ornitorrincos, en los submarinos, en Nueva York, en el fondo del mar y en los agujeros negros, a pesar de no haber visto nunca ninguno de ellos y a pesar de que nunca nadie me dará pruebas de que algunos de ellos verdaderamente existen (las fotos y videos no me valen, podrían estar trucados, al igual que los de los fantasmas y los de los ovnis).

      Un saludo.

    22. ANÓNIMO:
      Si me baso en su mensaje, puedo inferir que es poco exigente a la hora de creer en algo. Aunque me permito desconfiar un poco: considero que usted puede discernir entre lo que cree, lo que sabe y lo que asume con cierta fe y nada más. Entre lo primero, podríamos ubicar probablemente a los ornitorrincos y a la ciudad de Nueva York. Entre lo segundo, al hecho de que usted dejó efectivamente el mensaje que precede a éste. Y en lo último, a Dios. La ciencia sí permite una razonable manera de acceder a un discernimiento más estricto, aunque no sé si de todo (¿por qué "todo" y no una gran parte?). La supuesta comprobación de si Dios existe muerte mediante quedaría supongo en la esfera personal, pero es la típica falacia de "imposibilidad de comprobación". Tanto podemos decir que hay vida consciente después de la muerte como que después de muertos nos vuelven a matar o nos transformamos en burbujas de la Coca Cola

    23. Anónimo dijo...

      Soy el anonimo de antes.

      A lo que me refiero es a que siempre damos por hecho cosas que nosotros mismos no hemos comprobado y otros dicen que sí lo han hecho o que lo han visto.

      ¿Por qué debo creer en que existe Nueva York?
      ¿Por qué otro lo diga?
      ¿Por qué otros muchos lo digan?

      Ya se que estos ejemplos son muy filosóficos, pero intento explicar un poco que la fe es algo humano y se aplica en todos los campos.
      Yo podría comprobar que existe Nueva York, haciendo un viaje, sin embargo no puedo demostrar que existe Dios, y no por ello significa que no exista.
      Por el momento no se puede demostrar si el universo es infinito o no, no se puede demostrar si hay vida en otros planetas o no, no se puede demostrar si hay algo tras los agujeros negros que mencionaba antes...
      La falacia de la "imposibilidad de comprobación" es algo bastante válido en todas esas teorias indemostrables hasta ahora. Todo son supuestos...

      Siguiendo con más ejemplos, hace 300 años ni tan siquiera se podía demostrar que el petroleo podía mover un vehículo. Que algo no se pueda demostrar no significa que no exista. La tecnología no da para más por el momento.
      Pero como en todos esos temas, pueden haber indicaciones o "téstigos" de que tales cosas existen o dejan de existir. Cada uno decide a quien cree y cuanto de lo que dice.
      Mi conclusión: No creer en algo sin demostrar el porqué, de momento es un acto de fe tan grande como creer en ello. Ateos y creyentes nos encontramos en el mismo barco en ese sentido.

      Un cordial saludo.
      Güila.

    24. GÜILA:
      Con respecto a lo que se puede comprobar, estamos de acuerdo. Pero, ¿por qué Dios no se puede comprobar? La idea de que el petróleo pudiera "mover un vehículo" en cambio tenía su fundamento. No veo el fundamento para Dios, es más, veo en su idea más que nada contradicciones. Si como dice un famoso teólogo, de la posibilidad de Dios se sigue su existencia, de su imposibilidad se sigue su inexistencia. Por eso, ya que yo no soy golfista por no jugar al golf, tampoco soy creyente por no creer en Dios. Tampoco soy astrólogo por considerar una farsa esa actividad. La creencia en Dios tiene su explicación racional, y de ella viene mi ateísmo.
      No puedo estar de acuerdo con tu afirmación de que estamos en el mismo barco. Entiendo tu punto, pero no lo comparto y he hecho un esfuerzo en este blog, probablemente insuficiente, por rebatirlo. Si vas a la página principal y revisás, además de los "Artículos del autor" algunos incluidos en "Documentos", podés dar cuenta de ese esfuerzo y de cómo fundamento mi negación de tener una fe análoga a la tuya.
      Un saludo y gracias por tus comentarios.