Rss Feed
  1. Reflexiones para Semana Santa

    viernes, abril 14, 2017

    Celebración de Semana Santa en Toledo (España).


    Por Manuel Millán (*)

    En los maravillosos años de las tertulias que tenían lugar en RAZÓN ATEA –el blog del filósofo, escritor y periodista mendocino Fernando G. Toledo— pude aprender y enriquecerme con los participantes en los mismos.
    El materialismo filosófico lo encarnaba el propietario de la página. Fernando Cuartero y Atilio desarrollaban sus argumentos como escépticos formidables y siempre con una base científica que hacían inquebrantables sus conclusiones. Recuerdo –le he perdido la pista— al teísta católico que se hacía llamar Dark Packer. Había muchos más, iconoclastas la mayoría, sabios todos, poseedores de una oratoria y sintaxis dignas de los mejores alumnos, los «cerebritos», los que sufrían bullying porque los mediocres no soportaban su superior intelecto. En mi corazón hay un sitio especial por ese mexicano esteta y amante de toda manifestación cultural, religiosa o no, que murió trágicamente hace ya tres años: Enrique Arias, «Ariastóteles». De él aprendí el valor supremo de la belleza como motor de la vida, así como el ensimismamiento ante la brutal maravilla que nos rodea, creada por el hombre o la naturaleza.
    Con las redes me he encontrado con antiguos amigos y he hecho amistades cibernéticas nuevas. Sacerdotes, músicos, políticos de todas las ideologías, profesores, artistas, creadores, obreros, empresarios, etc. La variedad de la sociedad es infinita y los posicionamientos ante la vida van a la par.
    Por consiguiente, todos los años se han generado debates  antes de comenzar las festividades religiosas cristianas. Me gusta que existan, pero creo que me tengo que definir de forma radical. Soy escéptico, laicista y creo firmemente que por el bien de mi patria y de las religiones, el estado laico (o aconfesional, que es lo mismo pero «no e iguá», que diría Martes y 13) es el único aceptable.
    Asimismo, en todo estado laico deben existir convenios con las religiones y con otras asociaciones para celebrar actos públicos que se consideren de interés cultural, antropológico y económico para todos.



    Aquí es cuando empiezo a chocar con el resto de laicistas. Creo firmemente que las administraciones públicas deben ser partícipes activas en las procesiones de Semana Santa, al igual que en los desfiles de Carnaval o en las celebraciones de conmemoraciones de éxitos sociales conseguidos en el pasado, como son el 1 de mayo o el día del orgullo gay.
    El Estado debe apoyar la riqueza de la nación y las manifestaciones que suceden estos días lo son de forma incuestionable. Son bellas y muy especiales. En muchos lugares de España salen a la calle obras maestras de la escultura barroca, la puesta en escena es variopinta e intensa. Siempre me planteo que si la seriedad con la que millones de españoles organizan los actos de estos días se extrapolara al resto de las funciones, seríamos la primera potencia mundial.
    Por último y no menos importante: la Semana Santa es una gran fuente de ingreso económico. Una ciudad pequeña como la mía [Cuenca] multiplica por tres su población en Jueves y Viernes Santo. No hay ideología, por muy racional que pretenda ser, que justifique la pobreza o la eliminación de un negocio sostenible, no contaminante y que provoca todo tipo de sentimientos.
    Como conclusión: quiero un estado laico, que sea neutro ante las religiones pero que las admita en el ámbito público cuando el beneficio es para todos. Quiero el sonido del almuecín en la mezquita, las campanas de los templos católicos y sobre todo, quiero escuchar nuevamente las dos Pasiones de Bach y seguir conmoviéndome. Quiero que mis entrañas se retuerzan a pesar de que la neurociencia logre entender el porqué de todo ello.

    (*) Publicado originalmente en el blog Entre fusas anda el juego.

  2. 3 comentarios:

    1. Barullo dijo...

      Dicen que en el laico Uruguay, le cambiaron el nombre de Semana Santa a Semana del Turismo. Y hasta parece que hay obispos que ya lo han tomado con resignación.

      Saludos a la barra y, en especial, a perro.

    2. perro. dijo...

      Barullo, Fernando

      tanto tiempo, espero se encuentren bien.

      No dicen, es así. Semana de Turismo, Día de la familia (navidad), etc. Aunque para ser sincero, el único al que la gente se refiere con el "nuevo y laico" nombre es la de Turismo. Claro que en la calle, la mayoría sigue usando "semana santa" por inercia cultural. Los católicos la usan acentuando "Santa" de especial manera no vaya a ser cosa que a uno se le ocurra pensar en "Turismo" en la misma frase. :)

      Ahora tenemos una discución sobre la posible instlación de una estatua de la virgen maría en la rambla de Montevideo. En un lugar donde todos los años se juntan a rezar por la familia en nombre de María o a María, ellos sabrán... De ahí que entienden que es de perogrullo que les permita la instalación de una estatua de María en ese espacio público. El tema se dirima mañana mismo en votación final en la junta de Mvdeo y aparentemente no tendrá voto positivo, lo que por mi parte, es lo más correcto.

      http://www.elpais.com.uy/informacion/sturla-imagen-virgen-confianza.html

      un saludo para todos.

      perro.

    3. Bueno eso seria ideal un estado laico pero que sea neutro con todas las religiones si no seria un alboroto.
      Saludos