Rss Feed
  1. A cambio de las plegarias

    jueves, septiembre 01, 2005

    © F.G.T.

    Si las oraciones, rezos (recitados, hablados, en silencio), plegarias, salmos y mantras son inútiles; si los rosarios, los templos, los libros de horas, las cajas cilíndricas, las alfombras de oración son inútiles: ¿qué hacemos con ellas? Por lo pronto sobreviven porque, se sabe, su mero uso parece activar efectos psicológicos beneficiosos para ciertos malestares del hombre, en general psicológicos también. Pero que no se le pida mucho más: por ejemplo, no vaya a pensarse que una oración va a curar (siquiera prevenir) el sida. En este sentido, es mejor encomendarse a un buen condón antes que preocuparse por qué jaculatorias (cuando no eyaculatorias) han sido proferidas por el/los cuerpo/s con el/los que se va a interactuar. Tampoco conviene preferir una oración a una sutura si, por caso, tenemos una herida profunda que está sangrando a borbotones. Por eso, ¿qué hacemos con todo aquéllo? Bueno, pues, yo sugiero olvidar las oraciones y, si "queremos lo que podemos" (hacernos bien a nosotros mismos), sería mejor cambiarlas por otras cosas que hacen bien pero no engañan: la poesía, la música, el fútbol, la pintura, el tejido, el turismo, el cine. O el sexo. Con respecto a esto último, recordar los preceptos vertidos (bien vertidos) anteriormente. Más vale forrarse que persignarse.

  2. 6 comentarios:

    1. La ausencia de comentarios en este articulito me reconforta: se ve que nadie quiere dejar sus "oraciones" por aquí. Estarán ocupados con otros menesteres. Mejor: pero no se olviden de cuidarse, profilácticamente si es necesario.

    2. Anónimo dijo...

      Padre Dios, te pido que tengás piedad de aquellos que te niegan y lanzan blasfemias contra tu corazón. Sé que aunque ahora no lo crean, llegará el día en que se encuentren contigo cara a cara y sufrirán por todos sus errores.
      PERDÓN Señor, no saben lo que hacen!
      He aquí mi comentario Fernando, aseguráte que no ha salido de mik "razón", sino de lo profundo de mi corazón. DTB

    3. DTB:

      No sé si usted leyó el artículo al que acompaña éste que usted comenta. No parece. Pero, después de todo, a partir de su nota, le pregunto:
      Usted le pide a Dios piedad por mí: ¿Es que Él no sabe que no creo en Él? ¿Es un error muy grave no creer en alguien que no ofrece evidencias de su existencia? Entiendo por qué dice que el comentario sale de "su corazón": porque no tiene razón. Y si algo es irracional, estamos en problemas. Por dar un solo ejemplo, si su Dios no sigue la razón, puede ser bueno y malo al mismo tiempo. Incluso, puede existir y al mismo tiempo, no existir.
      Saludos y gracias por sus plegarias, que no sirven más que para tranquilizarlo a usted que para conseguir algo para mí. Sobre todo, porque no hay nadie que las escuche.

    4. Morricone dijo...

      Los católicos hablan mucho del "poder de la oración" que realmente funciona.
      Sin embargo, cuando Juan Pablo II estaba ya muy enfermo, comenzaron, en todo el mundo las oraciones freneticamente para "su pronta recuperación". Fueron millones los que rezaron para que el santo padre se aliviara.
      ¿Que pasó? El anciano murió, con todo y los rezos de millones de fieles.
      ¿Donde esta la eficacia del "poder la oración"? ¿No que muy eficaz para todo tipo de males, entre ellos, sanar enfermos?
      Es que dios ya lo queria tener a su lado -dirán los creyentes.
      Entonces que no digan que la oración funciona si no puedre contra "la voluntad del altísimo"

    5. Anónimo dijo...

      curiosamente cuando ekl papa enfermó,rapidamente le buscaron a los mejores medicos:¿porque no confiaron en su dios todopofderoso? ese mismo dios que permite mueran diariamente niños de hambre,que hace que gente como pinochet esté bendecido por la iglesia y que los asesinos gozan del perdon divino? para ese dios,dejame el hombre que sé que es malo pero al menos es real

    6. Dios mio, ayúdanos a comprender que no eres real, has que en el mundo se acabe la religión y que la gente por fin sea buena y libre... amen.